Ejercicio y salud para la mujer


Gimnasios Bemequer

Després 1991

El dimorfismo sexual lleva a los hombres a acumular grasa principalmente en el abdomen (distribución androide o en forma de manzana) y a las mujeres en el muslo y las nalgas (distribución ginoide o en forma de pera). En el caso de las mujeres, la grasa subcutánea periférica (muslos, caderas y nalgas), comparada con la grasa abdominal, tiene una respuesta lipolítica frente a las catecolaminas que está alterada y una actividad LPL incrementada: lo que viene a significar mayor capacidad para almacenar triglicéridos en los adipositos de esta regi´ón y menor sensibilidad a los efectos del ejercicio.

Contrariamente, los hombres tienden a acumular más grasa en el tejido adiposo abdominal y especialemente en la zona visceral profunda. Este tejido adiposo visceral muestra una elevada capacidad lipolítica y responde muy pobremente a la insulina.Por tanto, aunque esta localización es la que conlleva más riesgo cardiovascular y se asocia con alteraciones en el metabolismo de los lípidos (dislipemias) y de los hidratos de carbono (resistencia a la insulina e hiperglucemia) tiene la ventaja de movilizarse con facilidad cuando se pierde peso De hecho el entrenamiento con ejercicio aeróbico ha demostrado que moviliza más cantidad de grasa en el tronco que en las extremidades y que lo hace en mayor cantidad en los hombres que en las mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: