Ejercicio y salud para la mujer

Archivo para la Categoría "Pilates"

Tabaco y sobrepeso, mala combinación para el corazón del bebé


ABC Salud

La combinación del sobrepeso y consumo de tabaco durante el embarazo puede ser muy perjudicial para el corazón del bebé. Así lo asegura una investigación de la Universidad de Groningen (Holanda) que se publica en Heart.


Las anomalías congénitas del corazón son algunos de los defectos más comunes que se encuentran en el nacimiento. Sin embargo, sólo en el 15% de los casos se identifica una causa probable.
Los autores basan sus conclusiones en un análisis de casi 800 bebés y fetos nacidos con defectos cardíacos congénitos entre 1997 y 2008. Los bebés fueron comparados con 322 niños y fetos que nacieron con anomalías cromosómicas, pero sin ningún tipo de defectos cardíacos.
Los resultados sugerían un efecto perjudicial de la combinación de sobrepeso materno y el consumo de tabaco durante la gestación, después de tomar en cuenta factores influyentes como el consumo materno de alcohol o factores educativos.

Juntos, pero no por separado

Las madres que fumaban y tenían sobrepeso, con un IMC de 25 o más, tenían una probabilidad de más de 2,5 veces de tener un hijo con un defecto cardíaco congénito que las mujeres que o fumaban o tenían sobrepeso, pero no los dos factores juntos.

Por ejemplo, explica los investigadores, el riesgo de sufrir anomalías que afectan al flujo de sangre desde los ventrículos del corazón a la arteria pulmonar o la aorta estaba triplicado en los bebés nacidos de madres con sobrepeso que fumaron durante el embarazo.
Mientras que todavía no se sabe exactamente el mecanismo de acción, los expertos apuntan a alteraciones en el colesterol plasmático, que se asociaron independientemente con la obesidad y el tabaquismo, y que se traduce en menores niveles de colesterol «bueno» y mayores de colesterol «malo».
«Estos resultados indican que el tabaquismo materno y el sobrepeso deben contemplarse como una posible causa de defectos congénitos del corazón», escriben los autores. Los datos se suman a las evidencias existentes sobre los vínculos entre el tabaquismo y el sobrepeso durante el embarazo con un mayor riesgo de muerte fetal por aborto involuntario, retraso del crecimiento y partos prematuros.

Ya no hay excusas para recibir un masaje


ABC Salud

La mayoría de los deportistas pueden dar testimonio de los masajes alivian el dolor y favorecen la recuperación del organismo. Pero desde ahora ya hay una base científica sobre sus beneficios: el masaje reduce la inflamación a nivel celular y promueve el crecimiento de mitocondrial en el músculo esquelético. La investigación, realizada por investigadores del Instituto Buck para el Envejecimiento y la Universidad de McMaster en Hamilton (Canadá), se publica en Science Translational Medicine y confirma que el masaje ayuda a los músculos dañados a sanar más rápidamente.
Los hallazgos sugieren que la terapia con masajes ataja el dolor muscular utilizando los mismos mecanismos biológicos que la mayoría de los medicamentos contra el dolor, y, por ello, podría ser una alternativa eficaz contra el dolor. Sin embargo, pese a ser un método cada vez más popular para aliviar dolor entre pacientes con todo tipo de condiciones, se ha hecho muy poco trabajo para ubicar con precisión las bases moleculares del masaje.


La investigación se basó en el análisis genético de las biopsias musculares tomadas de los cuádriceps de 11 hombres jóvenes después de haber hecho ejercicio hasta el agotamiento en una bicicleta estática. Se seleccionó una sus piernas para aplicar el masaje y se tomaron biopsias de ambas piernas antes del ejercicio, inmediatamente después de 10 minutos de masaje y después de un período de 2,5 horas de recuperación.

Activación bioquímica

Los resultados mostraron un masaje de sólo 10 minutos activa sensores bioquímicos que envían señales reductoras de inflamación a las células musculares. Estas señales, explican los investigadores, también mejoran la habilidad de las células musculares para producir nuevas mitocondrias.
Dado que las mitocondrias son importantes para la producción de energía, los investigadores sugieren que la terapia de masaje podría potencialmente acelerar la recuperación de daño muscular en atletas así como promover la curación en pacientes con problemas musculoesqueléticos. Y, sorprendentemente, el estudio demostró que algo que se acepta como cierto, no lo era: el masaje no ayuda a eliminar el ácido láctico de músculos cansados.
Para el coordinador Mark Tarnopolsky, la investigación proporciona la validación necesaria para una práctica que está creciendo en popularidad. «Los beneficios potenciales del masaje podrían ser útiles para un amplio espectro de personas, incluidos los ancianos, las personas que padecen lesiones músculoesqueléticas y los pacientes con enfermedad inflamatoria crónica», El estudio, subraya, proporciona evidencia de que las terapias de manipulación, como el masaje, pueden estar justificadas en la práctica médica.

Análisis de pisada


En Bemequer te invitamos a una actividad gratuita de nuestro servicio de podología el día 24 de Octubre: Análisis de pisada (colocación del pie al caminar; estudio de la marcha) y Medición (nº de calzado); Ejercicios de relajación para los pies.

¿Pie pronador o pie supinador?

El pie tiene un papel muy importante en nuestra postura corporal al caminar o al correr. Es importante saber si tenemos alguna alteración del pie antes de empezar un programa de ejercicio físico.  Esta información puede orientarnos a escoger los tenis que mejor nos van.

En el apoyo normal del pie hay un contacto inicial del talón con el suelo, seguido del apoyo total del pie y por último el despegue con la parte anterior del pie.

Durante el paso la primera zona que hace contacto con el suelo es la parte externa del talón, gracias a que previamente  el tobillo realiza un movimiento normal de supinación. Una vez que el talón ha contactado con el suelo, el tobillo realiza un movimiento normal de rotación interna al mismo tiempo que el pie comienza a apoyarse, este movimiento es de pronación. A continuación se produce el segundo apoyo del pie sobre el suelo durante el cual se alinean tanto el pie como el tobillo y la pierna, permitiendo posteriormente a los músculos, ligamentos y tendón de Aquiles ejecutar el despegue.

Pie supinador: esta alteración provoca una ausencia o disminución del movimiento pronatorio fisiológico, ofreciendo un mayor apoyo por la parte externa del pie, por lo que el pie presenta una menor movilidad, una bóveda plantar aumentada y el tobillo orientado hacia fuera. La pisada supinadora puede estar asociada a varios tipos de afecciones tales como el síndrome de banda iliotibial, la fascitis plantar, la tendinitis aquilea.

Pie pronador: en este caso se produce un derrumbamiento del pie hacia la zona interna, y el movimiento fisiológico de pronación es excesivo. La pisada pronadora conlleva a una excesiva rotación interna de la tibia, esta característica biomecánica puede producir daños a las articulaciones y tejidos que se encuentran por encima del tobillo, siendo la rodilla la más afectada. Una afección muy común es la condromalacia, además del síndrome tibial medio, posterior y tendinitis aquilea, también puede ser consecuencia de ciertas lesiones en la cadera.

Pie cabo: este tipo de pie presenta grandes arcos, que no pronan lo suficiente y tienen menos flexibilidad en el tobillo, lo que lleva a absorber de manera insuficiente las fuerzas. La consecuencia directa de ello, es falta de flexibilidad en los gemelos y el soleo, lo que provoca un mayor riesgo de lesión, como pueden ser: roturas de tibia y fémur por exceso de estrés, tendinitis del tendón de Aquiles, fascitis plantar.

Un estilo de vida más saludable evitaría 2,8 millones de casos de cáncer anuales en el mundo


ABC salud
Llevar un estilo de vida más saludable, mejorando la alimentación, sin fumar ni tomar alcohol, podría prevenir hasta 2,8 millones de casos de cáncer cada año en el mundo según señala el Fondo Mundial de Investigación del Cáncer (WCRF).


La cantidad total del número de cánceres ha aumentado un 20% en menos de una década hasta el punto de que cada año se detectan cerca de 12 millones de nuevos casos por año que junto con otras enfermedades crónicas como las cardiopatías, la enfermedad pulmonar y la diabetes conforman los mayores desafíos sanitarios, indicó el fondo.

No transmisibles

En un informe publicado sobre enfermedades no transmisibles (ENT), la WRCF ha manifestado que los líderes políticos tienen la oportunidad única de combatir una ola de cáncer y otras dolencias relacionadas con el estilo de vida. Este conjunto de enfermedades causan anualmente mas de 36 millones de muertes según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y aumentará hasta los 52 millones en 2030.

Como apuntan expertos en salud global muchas muertes por ENT, incluidos cerca de un tercio de todos los cáncer comunes, podrían prevenirse reduciendo el consumo excesivo de alcohol, mejorando la dieta, desaconsejando el tabaquismo y promoviendo la actividad física. Para lograr estos objetivos es necesario la puesta en marcha de medidas gubernamentales, como impuestos o limites en la publicidad para paliar estos malos hábitos.

Grandes retos

Estas medidas pueden supone un conflicto con las industrias del alcohol, el tabaco y los alimentos. Como apunta el asesor médico y científico de WRCF, Martin Wiseman, «con millones de vidas en riesgo en todo el mundo, los desafíos son increíblemente grandes. Las personas aún no toman conciencia de que factores como el alcohol y la obesidad afectan el riesgo de cáncer, mientras que, al mismo tiempo, desde la publicidad televisiva sobre los alimentos, nuestra sociedad funciona de una manera que desalienta a las personas a adoptar hábitos saludables», añadió.

La reunión de la ONU, prevista para el 19 y 20 de septiembre en Nueva York (EE.UU.), tiene el objetivo de prevenir esta amenaza de salud mundial. Aun así, existen temores de que los principales actores (EE.UU., Europa y Japón) se muestren reticentes a comprometerse a fijar objetivos, impuestos y leyes para reducir la carga de estas enfermedades.

Porqué el hombre aldelgaza …… más que la mujer


Gimnasios Bemequer

Després 1991

El dimorfismo sexual lleva a los hombres a acumular grasa principalmente en el abdomen (distribución androide o en forma de manzana) y a las mujeres en el muslo y las nalgas (distribución ginoide o en forma de pera). En el caso de las mujeres, la grasa subcutánea periférica (muslos, caderas y nalgas), comparada con la grasa abdominal, tiene una respuesta lipolítica frente a las catecolaminas que está alterada y una actividad LPL incrementada: lo que viene a significar mayor capacidad para almacenar triglicéridos en los adipositos de esta regi´ón y menor sensibilidad a los efectos del ejercicio.

Contrariamente, los hombres tienden a acumular más grasa en el tejido adiposo abdominal y especialemente en la zona visceral profunda. Este tejido adiposo visceral muestra una elevada capacidad lipolítica y responde muy pobremente a la insulina.Por tanto, aunque esta localización es la que conlleva más riesgo cardiovascular y se asocia con alteraciones en el metabolismo de los lípidos (dislipemias) y de los hidratos de carbono (resistencia a la insulina e hiperglucemia) tiene la ventaja de movilizarse con facilidad cuando se pierde peso De hecho el entrenamiento con ejercicio aeróbico ha demostrado que moviliza más cantidad de grasa en el tronco que en las extremidades y que lo hace en mayor cantidad en los hombres que en las mujeres.

Los beneficios de los estiramientos, en duda


Consumer Eroski
martes, 15 de marzo de 2011

[tweetmeme source=’nombredetutwitter’ only_single=false]

Un estudio afirma que estirar antes de practicar ejercicio no es tan importante como mantener una rutina adecuada a cada organismo y previa a la actividad física

Ocupan apenas unos minutos. Antes de correr por la mañana, comenzar un entrenamiento o practicar ejercicio en el gimnasio, muchas personas están habituadas a un ritual de estiramientos para preparar el organismo para la actividad y prevenir lesiones. La teoría que se esconde tras esta tradición es que estos movimientos alargan las fibras musculares y el cuerpo absorbe mejor la situación de estrés a la cual se verán sometidos y genera más fuerza. Un nuevo estudio afirma, sin embargo, que estirar antes de correr no reduce el riesgo de daño si no se mantiene una rutina adecuada. Las conclusiones del trabajo destacan la obesidad como uno de los principales factores de riesgo de sufrir lesiones.

La importancia de una rutina

Los estiramientos no previenen necesariamente las lesiones. Al menos, éstas son las conclusiones de un trabajo reciente llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Washington y la USA Track and Field Association (USATF), de EE.UU., que se ha presentado en el último congreso de la American Academy of Orthopaedic Surgeons. Es el primer estudio que examina la relación entre los estiramientos y el riesgo de lesión. Los investigadores han analizado a un total de 2.700 personas de más de 13 años, divididas en dos grupos: uno que realizó unos minutos de estiramientos antes de correr casi 17 kilómetros cada semana durante 3 meses y otro que no los practicó.

Los miembros del primer grupo estiraron los músculos cuádriceps, los isquiotibiales y los gemelos. Los resultados no mostraron diferencias significativas respecto a las lesiones: la incidencia fue del 16% en ambos grupos.

No obstante, los investigadores detectaron algo sorprendente: sí es importante seguir una rutina, ya que cualquier cambio puede causar problemas, tanto iniciar un programa diario de estiramientos como abandonarlo. En cifras, quienes iniciaron el hábito de estirar aumentaron las posibilidades de sufrir daño en un 22%. Quienes lo hicieron al revés, es decir, abandonaron esta práctica, sufrieron más porque esta misma probabilidad aumentó en un 40%. Por tanto, un cambio inmediato de régimen de estiramientos puede ser más determinante que el régimen en sí mismo.

Sin un asesoramiento adecuado y con unos kilos de más, tobillos, ingles, pies y rodillas son las zonas más propensas a sufrir lesiones

Además del hecho de no seguir una rutina, se detectó mayor probabilidad de sufrir lesiones en personas con un índice de masa corporal (IMC) elevado, que habían sufrido problemas recientes o padecían alguna lesión crónica. Los corredores de más edad y quienes corrieron más kilómetros por semana también registraron un mayor riesgo de lastimarse. Las zonas más habituales fueron pies, tobillos y rodillas, sin diferencias de género.

Las conclusiones de los investigadores se centran en dejar de garantizar que los estiramientos aporten un beneficio “seguro” a todas las personas. Por este motivo, recomiendan que cada una siga la rutina de ejercicio que considere más adecuada para su organismo y que le provoque mayor bienestar.

Algo más que estiramientos

Las lesiones deportivas pueden deberse a tres razones principales: ejercicios demasiado intensos sin estar preparados, mala técnica durante la ejecución de la actividad o no llevar a cabo ejercicios de calentamiento. El daño puede ser agudo, es decir, ocurrir de forma repentina durante la práctica física (dolor intenso, inflamación y dificultad para mover la articulación afectada), o crónico, cuando la molestia dura más de tres meses. En general, éste ocurre después de realizar un deporte durante un tiempo prolongado.

Más allá de los estiramientos aconsejados de manera habitual, los especialistas en medicina del deporte señalan otras directrices que pueden ayudar a prevenir estas lesiones. Para empezar, el uso de un calzado apropiado con un soporte adecuado, así como un buen precalentamiento en el que se ejerciten los músculos principales que intervendrán en la actividad. Si se ha sufrido un daño previo, se aconseja no precipitarse y realizar el programa completo de rehabilitación prescrito por un especialista.

Se invita a cambiar, de manera ocasional, el tipo de actividad física, para movilizar otras articulaciones. Variar la intensidad de los ejercicios, reposar los músculos para que se recuperen del estrés al que se han sometido y una buena hidratación son aspectos fundamentales.

Influencia de la obesidad

El estudio también destaca, entre los factores de riesgo más determinantes para sufrir lesiones, la obesidad y el sobrepeso. Si bien es cierto que para perder peso siempre se recomienda una dieta equilibrada y actividad física, algunos ejercicios pueden ser contraproducentes, al menos, hasta que se consiga rebajar algunos kilos. Sin un asesoramiento adecuado y con unos kilos de más, tobillos, ingles, pies y rodillas son las partes del cuerpo más propensas a sufrir lesiones. No debe olvidarse, sin embargo, que las ventajas que se logran de la práctica deportiva siempre superan a los inconvenientes.

PREVENCIÓN

Según los especialistas, la forma de andar es fundamental para prevenir lesiones y esencial en deportistas de élite, que pueden finalizar su carrera profesional por este motivo. Cualquier desequilibrio afectaría a la espalda o a las rodillas y aumentaría la probabilidad de sufrir daños. Las nuevas técnicas de alargamiento gemelar, presentadas en el II Curso de Mecánica Clínica y Terapéutica de Pie y Tobillo, organizado en el Hospital Universitario Quirón de Madrid, podrían mejorar los problemas crónicos del pie y del tobillo, como la fascitis plantar o tendinopatías aquíleas.

No son más que alteraciones mecánicas cuya comprensión es clave para poder tratarlos. La mayoría de las patologías que afectan a los miembros inferiores se provocan por disfunciones. Hay que conocer las bases de la biomecánica de la marcha para poder comprender por qué se origina dolor en un lugar determinado y cómo solucionarlo. Gracias a los nuevos conocimientos sobre los mecanismos que generan un problema y los avances en técnicas médicas y quirúrgicas, el tratamiento de lesiones derivadas de la práctica del deporte ha sido considerable.

Que os parece a veces tenemos ideas que son equivocadas, ¿vosotros también creíais que era importante estirar antes del ejercicio?

La barriga envejece y reduce felicidad


El Universal – EFE
jueves, 07 de abril de 2011

Las personas con una acumulación de grasa abdominal elevada presentan alteraciones como envejecimiento prematuro junto con alteraciones del estado de ánimo, según un estudio

Las personas con obesidad visceral o elevada acumulación de grasa abdominal presentan las alteraciones hormonales características de un envejecimiento prematuro junto con alteraciones del estado de ánimo, explicó el doctor Rubén Bravo, especialista en nutrición y obesidad visceral.

Este experto indicó que la grasa visceral aumenta la producción de la hormona del estrés, el cortisol, y reduce los niveles de endorfinas, que son las hormonas que facilitan la sensación de felicidad y bienestar.

Bravo, del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), comentó que el déficit de la dopamina en el organismo favorece la depresión, mientras que la disminución de serotonina eleva los niveles de ansiedad.

Ambas carencias indican aumento de riesgo de infarto de corazón -tres o cuatro veces mayor-, problemas de hipertensión, cáncer de próstata y colon, hipercolestoremia o una tendencia para desarrollar enfermedades degenerativas, como Parkinson o demencia senil.

La grasa visceral elevada, que se acumula en el interior del abdomen alrededor de los órganos vitales, contiene un “alto riesgo” para la salud que se expresa en enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión y algunos tipos de cáncer.

Bravo explicó que un estilo de vida sedentario seguido por estrés, tabaco, grandes dosis de café y alcohol, además de una alimentación inadecuada, hace, entre otras cosas, que se acumule en el interior del abdomen, alrededor de los órganos vitales, una especie de grasa que no siempre está a la vista.

“En el 82% de los hombres que acuden al Instituto Médico Europeo de la Obesidad, la principal grasa corporal es la visceral. Respecto las mujeres, este porcentaje asciende a un 34%, con una prevalencia de las que están en la edad de la menopausia, donde se observa esta migración de la grasa hacia el abdomen”, subrayó.

Difícil de perder

El doctor ha apostado por una medicina preventiva, porque los riesgos de salud relacionados con la grasa abdominal extra aumentan con la edad, a partir de los 35 años en los hombres y de los 55 en las mujeres.

El especialista en Nutrición recordó que la grasa visceral se puede acumular rápidamente y es más difícil de perder que la subcutánea, ya que rodea los órganos internos y sirve como reserva de energía. Sin embargo, es posible eliminarla, consiguiendo una pérdida de medio kilo por semana, si se hace una dieta apropiada y se combina con ejercicios adecuados.

“Muchos hombres se equivocan en pensar que haciendo abdominales, reducirán la grasa acumulada en la zona de la barriga, más bien sería un ejercicio contraproducente y hasta peligroso en casos extremos”, explicóBravo.

Recomendaciones

En la primera etapa hay que hacer un ejercicio mixto, aeróbico y anaeróbico moderado y, según el experto, “al subir cuestas, nadar o hacer un footing ligero al menos 30 minutos en la mayoría de los días de la semana, potenciamos la creación de masa muscular y facilitamos la quema de grasa visceral”.

Estos ejercicios se pueden complementar con una dieta antiinflamatoria que ayuda a prevenir las enfermedades degenerativas y alivia el trabajo del páncreas, el intestino y el hígado graso.

Apuntó que la grasa visceral es muy activa y genera un constante bombeo de sustancias tóxicas en el torrente sanguíneo, un proceso que conduce a la acumulación de ácidos grasos libres en el hígado y otros órganos, desequilibrando la regulación insulínica del organismo, el azúcar sanguíneo y el colesterol.